Felipe Andrés Rosas Padilla, campeón de nacimiento, pide mayor impulso al arte y deporte

Mérida, Yucatán a 24 de junio de 2016.- Mucha gente es guerrera y no lo sabe, pero Andrés, “Andy” como su mamá lo llama de cariño, ha luchado desde su nacimiento y con el paso del tiempo se ha convertido en campeón de la vida y de una disciplina deportiva, el Sambo, un deporte de combate y sistema de defensa personal de origen Ruso.

Con esta entrevista, iniciamos la sección Medalla de Oro en nuestro portal Senderos del Mayab.

Felipe Andrés Rosas Padilla, tiene 21 años y hace dos semanas, participó en el Tercer Campeonato Nacional de Sambo y Combat Sambo, disciplina que practica desde 2012, cuando en Mérida se abrió la academia Krav Maga, la única en el estado en este ramo. Y regresó a Yucatán con la medalla de oro “Víctor B. Dimitriev”.

Cualquier competidor es digno de respeto y admiración, pero Andrés definitivamente es una excepción, pues la medalla de oro que ganó en la categoría de más de 100 kilos, no es la única lucha que ha ganado.

Andrés nació prematuro, según nos cuenta Rocío Padilla, su mamá, presentaba falta de trazo fino y estuvo en constante lucha contra la dislexia; fue un niño con mucha fuerza en brazos y piernas pero no podía controlar los movimientos finos como llevarse la cuchara a su boca y tomar juguetes apilables.

-Afortunadamente, nos dimos cuenta a tiempo y pudimos darle la atención que requería para ir superando esos obstáculos en su desarrollo, nos cuenta.

A los tres años de edad, Andrés ingresó a clases de natación, lo que le ayudó a superar los problemas motrices, y aunque en principio no podía patalear, bracear y respirar al mismo tiempo, con la paciencia y dedicación de su entrenadora, lo pudo lograr. Su entrenamiento duró ocho años.

-Recuerdo, continúa, cuando le detectaron la falta del trazo fino, no era ni zurdo ni diestro, pero con mucho tiempo de terapia se formó derecho.

La escuela, era una batalla diaria, confundía la “d” con la “b”, o la “p” con la “q”, la llamada escritura especular.

En una ocasión, un terapeuta llegó a decirle a sus padres que se dieran por bien servidos si Andrés llegaba a terminar la primaria.  Actualmente, Andrés estudia el primer año de la licenciatura en Educación. Antes estudió dos años de derecho, pero decidió cambiar de carrera pensando en devolver un poco de lo que sus maestros y terapeutas hicieron por él.

En la entrevista, Andrés dijo una frase muy importante:

-Ojalá muchos más jóvenes practicaran algún deporte y que las autoridades den más impulso al arte, creo que si potencializamos la cultura en el arte y el deporte podemos eliminar muchos problemas que tenemos como sociedad.

Sobre la competencia

En la competencia, organizada por la Federación Mexicana de Sambo; participaron seis yucatecos, y fueron sus familias quienes se hicieron cargo de los gastos, con excepción de cinco mil pesos que aportó el Instituto del Deporte para la estancia y comida de toda la representación yucateca, integrada por seis deportistas, cinco trajeron el oro a casa.

En el campeonato, participaron 13 estados de la república con alrededor de 80 competidores. A quién Andrés venció, pesaba 120 kilos y tenía 38 años de edad.

-Yo salí a divertirme, a disfrutarlo, porque además eso es lo que me gusta del Sambo, que es un deporte sano, de competencia honesta, en el que después de nuestras participaciones, ya no somos competidores, sino compañeros de disciplina, nos narra Andrés.

IMG_20160622_123837

IMG_20160623_142113 IMG_20160622_124121 IMG_20160622_123716 IMG_20160622_123608[1]

Yucatán, próxima sede de la justa nacional

Por otra parte, Andrés, nos adelantó dos temas importantes: el Sambo será incorporado a las disciplinas olímpicas, en 2020; y, el próximo año, Yucatán será sede de la Competencia Nacional de Sambo, por lo que establecerán contacto con las autoridades correspondientes a fin de que la actividad pueda desarrollarse debidamente.

Por su parte, Edgar Rosas Pinelo, entrenador de nuestro campeón, explicó que la academia, ubicada en la colonia Itzimná, inició en 2012 con 50 alumnos y actualmente tienen 130.

Por lo pronto, tienen la mirada fija en un objetivo, el Panamericano de Sambo que se realizará en el mes de septiembre, en Brasil y en el que participarán tres atletas yucatecos, entre ellos nuestro doble campeón Felipe Andrés Rosas Padilla.

Por Teresa Chan