Desde mayo pasado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos advirtió que en el penal de Cadereyta, Nuevo León, había un autogobierno.
En el documento, la CNDH pide al Gobierno local acciones para remediar el problema.
Además, reconoció que la entidad no cuenta con la infraestructura penitenciaria necesaria para controlar el número de reos que alberga.
Este martes se registró un motín en este centro con un saldo de 17 muertos.