XMATKUIL, MERIDA.-  Cada año se exhiben más  y mejor calidad de animales ovinos, en esta ocasión el Campeón Supremo lo obtuvo la raza  Pelibuey  de la ganadería “Garrido”, del municipio de Muna y la Campeona Suprema fue para la raza Dorper del rancho  “Ovinus”,  de Hacienda Noc Ac, del Municipio de Baca, al participar  en la XII Exposición Regional Ovina en el marco de la feria Yucatán Xmatkuil.

Este importante evento, que cerró anoche, reunió en la pista de calificación a un total de 340 ejemplares de las razas Black Belly, Pelibuey, Dorper y Katahdin de 14 ganaderías de Yucatán y 3 provenientes de los estados de México, Veracruz y Jalisco.

Al concluir con el juzgamiento ovino, el secretario de Desarrollo Rural, Juan José Canul Pérez, expresó que el ritmo de trabajo que se realiza en la ganadería ovina  en la entidad avanza firmemente por la sinergia de los trabajos que existe entre el productor y  gobierno; muestra de ello, son los resultados positivos de los programas que se han activado durante esta administración, que busca otorgar la facilidad económica de adquirir vientres y sementales de registro para que mejoren la calidad de su hato.

En cuanto a la raza  Black Belly, el rancho “Garrido”, de Muna, obtuvo el banderín de Gran Campeón de la raza,  Campeón Cordero y Añero, asi como los premios de Campeona Cordera, Añera y Adulta. La unidad ganadera “Santa Isabel” obtuvo el campeonato Joven y el rancho “Sayallin”, Campeón Adulto, ambos de Mérida.

Mientras que el  rancho “El Relicario”, de Almoloya de Juárez del Estado de México, se adjudicó la Gran Campeona de la raza  y  Campeona Joven.  En la raza Pelibuey, la unidad ganadera “Garrido” obtuvo a la Gran Campeona de la raza, Campeona Adulta y Cordera.  La Campeona Joven y Añera fue para  “San Alberto”, de Umán.

El Gran Campeón de la raza  Pelibuey fue para el rancho “Garrido”, asi como los campeonatos   Añero y Adulto. El Campeón Joven fue para la ganadería “Chan Hugo”, del municipio de Sucilá y Campeón Cordero fue para  San Alberto. Respecto a la  raza Dorper, el rancho “El Chaparral”, de Sucilá, arrasó con los banderines de  Gran Campeón de la raza, Campeón Añero, Joven, Adulto; así como, los campeonatos de Cordera, Añera y Adulta.

La ganadería “Ovinus”, de Hacienda Noc Ac del Municipio de Baca, se adjudicó a la Gran Campeona de la raza Dorper y Campeona joven, el Campeón Cordero fue para el rancho  “El Corralón”, de Minatitlán, Veracruz.

Por último, la raza Katahdin, la Gran Campeona de la Raza y Adulta fue para el rancho “Santa Quiteria”,  de San Francisco de Asis, Jalisco; la Campeona Cordera lo ganó el rancho “Garrido”, de Muna, Campeona Joven lo adjudicó la unidad ganadera “Camino Real”, y Campeona Añera fue para “Tamam”, estos dos últimos del municipio de Umán.

En macho, el Gran Campeón de la raza Katahdin y Campeón Añero lo obtuvo el rancho “Chan Hugo”, el Campeón Cordero lo ganó el  rancho “Garrido”, Campeón Joven, “Ovinus”, de Hacienda Noc Ac , y Campeón Adulto lo obtuvo el rancho “Santa Quiteria”.

Por su parte, el Presidente de la Asociación Ganadera Local Especializada de criadores de Ovinos de Umán, Franklin Quiñones Avila, destacó que en ganadería ovina, Yucatán es referente a nivel sureste  desde la perspectiva empresarial y mejoramiento genético,  debido al trabajo activo que desempeñan  los productores ovinos

En cuanto al programa de Repoblamiento y Mejoramiento Genético Ganadero,  Quiñonez Avila reconoció que esta iniciativa que impulsa el gobernador Rolando Zapata Bello los ha ayudado a incrementar  y  mejorar sus ejemplares.

“Hoy en día no es casualidad lo que tenemos es parte del apoyo que se le ha otorgado  al productor  para comprar borregos de buena calidad, ya que con  este respaldo ha motivado a muchos productores a seguir con esta actividad porque facilita el apoyo económico y comercial para adquirí ejemplares con  excelente genética”.

Durante el juzgamiento de los ejemplares, el también criador del Estado de Jalisco,  Juan Bernardo Mojica López, se basó en dos criterios fundamentales;  el estándar de la raza, en la que un animal debe de cumplir con ciertas características  e indispensables que lo hacen considerar una raza pura y la excelente conformación corporal.