El pasado 1 de noviembre de 2018 se anuncio, por parte del CCE Nacional, que se espera una reducción de entre 12% y 17% en las tarifas eléctricas que impactan a la industria y al comercio. Agradecemos el enorme esfuerzo que están realizando las diferentes confederaciones y cámaras patronales ante la SHCP, CRE y CFE para lograr revertir los absurdos incrementos que se han dado a lo largo del año afectando de manera brutal a los empresarios en todo el país, pero particularmente a los de Yucatán que es la entidad en la que las tarifas publicadas por la CRE son las más altas de todo el territorio nacional.

Desde el pasado mes de Enero detectamos un cambio en la formula de calculo del importe a pagar en los recibos de energía eléctrica por lo que  sostuvimos reuniones con los directivos regionales de la CFE a quienes hicimos saber de nuestra inconformidad y levantamos la voz junto con otras organizaciones nacionales para revertir la composición de la nueva formula; en esa ocasión se nos escuchó y se llevo a cabo la corrección de los recibos resultando en una  bonificando a los empresarios por los cargos excesivos. Vimos con buenos ojos la apertura y disposición de la CRE para hacer las correcciones y confiamos en que los compromisos hechos por la autoridad se cumplirían.

Han pasado 10 meses durante los cuales mes a mes se ha incrementado en diferentes porcentajes cada variable de los conceptos de facturación para llevarlos a un increíble 66% de incremento ponderado siendo que las tarifas individuales llegan a tener incrementos de hasta el 135% en el rubro de Capacidad, pero los demás conceptos variables han crecido en órdenes del 104%, 113% y hasta 120% todos en la tarifa GDMTH (industrial); también en la tarifa GDMTO (comercial) estos incrementos tienen el mismo comportamiento con un crecimiento del 141% en el rubro de Capacidad y del 114% en el consumo variable.

Si calculamos el recibo de energía eléctrica con una misma estructura de consumo en tarifa GDMTH, esto es, que todos los conceptos sean iguales, pero con los valores unitarios actualizados de las tarifas, entonces el costo incremental ponderado es del 79.6%

Con esta información, todo indica que el incremento en las tarifas se aplicó de cualquier manera y se ocultó este incremento a través de las bonificaciones de los primeros meses, ya que se neteaba con los aumentos mensuales que se le venían aplicando a las tarifas.

En estos últimos meses tenemos registro de varias empresas que han tenido que cerrar por no poder pagar las cantidades que se les están cobrando por parte de la CFE, lo que pone una luz de alerta extrema ya que estamos, no solo afectando a las empresas sino también a los empleos provocando de esta manera un impacto a la población en general.

Por lo anterior no podemos estar de acuerdo con la reducción en el precio de las tarifas de entre un 12% y un 17% ya que solo representaría el 20% de la afectación total a las Industrias y a los comercios.

Adicional a lo expuesto cabe mencionar que en su pasada visita la CRE anuncio que se obtendría una disminución de entre el 4% y el 12% en los últimos meses del año evidenciando que la disminución actual no es otra cosa sino la aplicación de lo ya anunciado desde el mes de agosto en la reunión que se sostuvo en las instalaciones de Canaco Mérida.

 

Homologación de tarifas eléctricas

El que se de una disminución en las tarifas eléctricas no es suficiente para los empresarios de la Península de Yucatán ya que tenemos la tarifa más alta de todo el país. La CRE y la CFE esgrimen los argumentos del costo de producción de la energía, sin embargo, lo que consumimos en la península no proviene de lo que se produce aquí mismo sino de otras partes del país; a precios mucho más bajos de lo que nos cobran. El precio de las tarifas, según la CFE se calcula considerando el costo de producción independientemente de donde se lleve a cabo esta. O sea que, bajo esa premisa, siempre tendremos la energía más cara del país. La península de Yucatán no es autosuficiente en generación de Energía, ya que, aun si tuviéramos nuestras plantas produciendo al 100%, solamente se abastecería el 80% de las necesidades de la zona y lo anterior es dado al olvido de los gobiernos anteriores respecto de las inversiones en esta materia. Esto nos lleva a que no podremos seguir impulsando las inversiones y el crecimiento económico por la negligencia de las instancias del Gobierno Federal en el proveer a esta región del país de energía suficiente.

Demandamos de las nuevas autoridades federales un trato equitativo con las demás regiones del país con la homologación de las tarifas eléctricas a nivel nacional o, en su caso, con las regiones industrializadas del territorio nacional.