El Rincón de la Doctora en Cosquillas verbales y besos de Rana.

0
35
margarita robleda

Creo en México

Sólo juntos saldremos de este bache de tiempos extraños

Creo que 210 años de ser México son muy poquitos para cuajar en el país que hoy apenas vislumbramos.

Creo que el festejo del Bicentenario de la Independencia en 2010 nos invitó a reflexionar sobre dependencias e independencias necesarias para liberar al ser humano que vive en nosotros.

Creo que el Aniversario de la Revolución nos conmina a revolucionar toda cadena y rejas que limitan nuestras alas y nos roban la creatividad, identidad y risa compartida.

Creo que como país de apenas 210 años de intentar amalgamar los miles previos al dolor de la Conquista, el atropello y rapiña de la misma, los primeros pasos vacilantes de la Colonia dependiendo de un padre lejano y ausente, y la infancia de la Revolución, tiempos en que un ladrillo mareaba a cualquiera, hoy nos encontramos en plena adolescencia, que como su nombre lo dice, inmersos en la inconciencia, nuestro país aún adolece de claridad de pensamiento y autoestima; sobre todo del sentido común, el menos común de los sentidos, pero ahí va.

Creo que después de la noche más oscura, siempre amanece y al final del invierno más crudo siempre llega la primavera, después de la adolescencia más resistente se madura y que México florecerá a pesar de los gobernantes de miras cortas, los partidos políticos mercantiles, los comerciantes voraces y la indiferencia que nos carcome.

Creo que somos más los convencidos de que sólo juntos, remando en una misma dirección: el bien común, saldremos de este bache de tiempos extraños, de tiempos inciertos, donde lo más fácil es quejarse, culpar, abusar, desconfiar, exigir apoyos, rumiar el desconsuelo y sentarse a esperar que mágicamente alguien arregle todo.

Creo en la herencia cultural que me legaron mis abuelas y abuelos de aquí y de acullá, hombres y mujeres trabajadores, solidarios y valientes que crecieron ante la adversidad y supieron comprometerse con sus sueños.

Creo que este es un tiempo de privilegio para detener la prisa y aprender de lo vivido,  de reconocernos para ser capaces de reconocer al otro, de tejer alianzas solidarias con nosotros mismos, con nuestra pareja, los colegas, los amigos: con la comunidad.

Creo que México merece que nosotros, el 15 de septiembre, más allá de ponernos “hasta atrás” en su “honor”, nos pongamos “hasta el frente” en su beneficio los 365 días del año.

Creo que en el recuento somos muchos más los hombres y mujeres de bien, que buscamos la belleza, la bondad y la justicia, el amor y la felicidad; creo que la luz siempre siempre vence a las tinieblas.

Creo que más allá de toda demagogia, trabajando unidos, produciendo, integrando a todas las piezas de este mosaico de diversidad que nos conforma, al medio ambiente que nos alberga, con respeto, honestidad y justicia, en comunidad, iremos bordando la nación libre y soberana que merecemos.

Creo que hoy es mejor que ayer y que, a pesar de los malos agüeros que enferman el alma, mañana será la consecuencia de este hoy con el que me comprometo.

Creo que los hombres y las mujeres lograremos construir un puente de comunicación sin competencia ni sumisión, que nos permitirá apoyarnos para alcanzar a ser lo mejor de nosotros mismos. 

Creo en mí, creo en nosotras, en nosotros… ¡Creo en México!

margarita_robleda@yahoo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here