Expertos dicen que no es creíble el argumento de China de que no hay nuevos casos del virus del PCCh

0
121

El régimen chino está impulsando una nueva narrativa sobre la pandemia mundial, afirmando en los últimos días que no han habido nuevas infecciones locales del virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, en una campaña de desinformación cada vez más agresiva.

Como parte de este impulso de propaganda, el Partido Comunista Chino (PCCh) también alega que ahora se enfrenta a una amenaza mayor: las infecciones importadas del extranjero. Varios medios estatales, muchos de los cuales tienen versiones en inglés de sus sitios web, están promoviendo estas noticias, y algunos medios estadounidenses están repitiendo estas historias al pie de la letra.

Una noticia del 19 de marzo publicada en el medio de comunicación Xinhua, portavoz del PCCh, dijo que “no hubo nuevas infecciones del nuevo coronavirus” en Wuhan, el origen del virus, y agregó que las noticias envían “un mensaje de esperanza a un mundo que enfrenta la pandemia”. Un artículo del 18 de marzo en el New York Times informó la misma narrativa, con un titular llamado “China alcanza un hito de coronavirus: No hay nuevas infecciones locales”.

Los expertos dicen que la comunidad internacional no debería creer ninguna cifra que salga de China debido a los esfuerzos del régimen por encubrir el brote. Los documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times han puesto de relieve cómo el régimen no informó a propósito los casos del virus del PCCh y censuró las discusiones relacionadas con el brote, lo que ayudó a impulsar su propagación.

“La máquina de propaganda china nos dirá qué quieren que escuche el resto del mundo y no necesariamente qué es un hecho”, dijo el representante Jim Banks (R-Ind.) a The Epoch Times.

El PCCh está dispuesto a expulsar a los periodistas estadounidenses con sede en China que trabajan para The New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post.

“Fue un acto de informar al resto del mundo que ellos [China] no tienen intención de ser transparentes”, dijo Banks. “Cualquier estadística o cualquier cosa que leas que salga de China debe descartarse fácilmente simplemente por eso”.

“No quieren que se cuente la verdadera historia porque saben que son culpables y saben que este coronavirus siempre estará asociado con el régimen actual y el liderazgo del PCCh en China hoy”.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Robert O’Brien, durante un discurso en el grupo de expertos The Heritage Foundation con sede en Washington el 11 de marzo, dijo que el régimen había intentado inicialmente censurar a los médicos que intentaron hablar sobre el brote, “para que no se supiera del virus”. Dijo que probablemente “le costó a la comunidad mundial dos meses responder”.

Li Wenliang, uno de los ocho denunciantes que primero publicó información sobre un brote “similar al SARS” en diciembre de 2019, fue reprendido por las autoridades chinas por “propagar rumores”. Li se vio obligado a firmar una “declaración de confesión” en la que prometió que no cometería más “actos ilegales”. En febrero, murió por el virus del PCCh.

“El historial de China de suprimir noticias o conversaciones sobre temas que conciernen al régimen es una práctica de larga data”, dijo John Schaus, miembro del Programa de Seguridad Internacional en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, a The Epoch Times por correo electrónico.

“La respuesta temprana de las autoridades locales y online está en línea con sus prácticas consistentes [de censura]”.

Sobre el reclamo de cero casos nuevos, Schaus dijo: “En un país con 1.300 millones de personas, sería notable si hubiera un 100 por ciento de certeza sobre ese número”.

En otro ejemplo del encubrimiento del régimen, los directores de funerarias en la ciudad china de Jining descubrieron que algunos hospitales locales tenían certificados de defunción marcados con “neumonía no identificada” como la causa de la muerte.

La semana pasada, un funcionario del departamento de estado de los EE.UU. convocó al embajador chino en los Estados Unidos después de que un funcionario de alto rango de Beijing promoviera la teoría de conspiración de que el virus del PCCh provenía del ejército de los EE.UU.

“Este no es un tema partidista”, dijo Banks. “Se trata de los esfuerzos de China para detener a Estados Unidos y [evitar] que Estados Unidos se prepare para esto, y en última instancia, cómo deben ser considerados responsables de ese tipo de comportamiento”.

La campaña de desinformación tiene como objetivo principalmente desviar la culpa del manejo fallido del virus del PCCh por parte del régimen chino y retratar la imagen de que el régimen está en control.

A principios de este mes, un equipo de funcionarios chinos, incluido el viceprimer ministro chino Sun Chunlan, visitó un complejo residencial en Wuhan. Fueron recibidos por lugareños que habían estado encerrados durante más de un mes, gritando desde el interior de sus edificios, y una mujer comenzó a gritar por la ventana: “¡Es falso, todo es falso!”

“Estados Unidos debe contrarrestar ese mensaje [de propaganda] con una determinada campaña de información”, dijo el autor y experto en China, Gordon Chang, a The Epoch Times.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y el mal manejo del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se diseminara por toda China y creara una pandemia global.

Fuente: La Gran Época POR BOWEN XIAO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here