Mensaje del director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, durante la supervisión de infraestructura hospitalaria en el Hospital General de Zona (HGZ) N°32, en Villa Coapa.

0
218

Zoé Robledo (ZR). Muy buenas tardes a todas y a todos. 

Con su permiso señor Presidente; Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, un gusto saludarla; doctor;  y desde luego también al alcalde de Coyoacán, a Manuel Negrete. Nos acompaña en este momento aquí el doctor Víctor Hugo Borja, director de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social. 

Déjeme decirle Presidente que hoy que estamos enfrentando a este extraño enemigo, que  la fuerza, la solidaridad, el compromiso de la gente el Seguro Social se hace notar todo el tiempo, y en 13 días, en este lugar, habrá personal nuestro, habrá gente muy comprometida poniendo manos a la obra. 

Lo mencionamos ya en Tlaxiaco y aquí es pertinente decirlo también, sabemos que ellos están y estarán haciendo valer su juramento, su vocación y que esas manos que van a dar la batalla tenemos que cuidarlas mucho. Van a ser manos de los auxiliares de enfermería que van a estar asistiendo a los pacientes; las manos de un auxiliar de laboratorio o de un personal de limpieza, higiene, que es fundamental que mantenga limpio y esterilizado los espacios; las manos de los camilleros que van a toda prisa; o las manos del cocinero técnico que tiene que estar listo para poder dar de comer a nuestro personal. 

Las manos de la enfermera especialista, de la enfermera general; las manos del inhaloterapeuta, del laboratorista que complementan el tratamiento; del manejador de alimentos; del médico general y del médico no familiar. y del médico especialista también; del químico; de los técnicos polivalentes; de las enfermeras y los enfermeros, desde luego; y de los radiólogos. 

Y como lo hemos mencionado, y lo ha dicho también, nos lo ha dicho siempre el doctor Borja, nuestro Director de Prestaciones Médicas y un gran epidemiólogo, pues hay que echarles las manos a ellos también, y echarles las manos por un lado desde la sociedad, como lo hemos señalado antes, echarles la mano lavándonos las nuestras en este momento, echarle las manos a ellos saludando, hoy, pues no dándonos la mano sino llevándonosla al lado izquierdo del pecho donde está nuestro corazón, y también hacerlo con la famosa sana distancia. 

Hoy, Presidente, si me lo permite, quisiera presentarle aquí este Plan de Preparación y Respuesta Institucional ante el COVID-19 del Instituto Mexicano del Seguro Social, de todo el país, desde luego esta parte del Hospital General de Zona, la Clínica 32 de aquí de Villa Coapa es parte fundamental, pero forma parte  de todo un entramado que empezó ya hace tiempo. 

Esta es nuestra infraestructura médica que va a estar a disposición del tema de COVID. Es prácticamente toda la potencia del Seguro Social, las 25 Unidad Médica de Alta Especialidad; 236 hospitales de segundo nivel, ¿por qué son 236?,  hay algunos que no entran en ese momento: las clínicas de mama, los lugares donde están las terapias de rehabilitación, y mil 521 Unidades de Medicina Familiar. 

A esto sumamos a nuestro programa IMSS-Bienestar con la totalidad de sus 80 hospitales, como ya lo puedo ver en el modelo que está en Tlaxiaco y ya está puesto en marcha, y 3 mil 622 Unidades Médicas Rurales. Y una fuerza laboral de 430 mil personas. Si podemos ver la siguiente, por favor. 

Esto a partir de lo que nos han señalado todo el equipo de especialistas, de científicos que acompañan sus decisiones, Presidentes, nos da que el Seguro Social estará atendiendo al 48 por ciento de la población de todo el país, esto es 61 millones 327 mil personas. 

De ellos, el cálculo que han hecho los epidemiológos con una tasa de ataque del 0.5 nos da que van a estar en algún momento enfermos cerca de 306 mil pacientes, de los cuales van a buscar atención 214 mil. 

Ahora, eso no significa que todos van a estar hospitalizados, la gran mayoría, como usted mismo lo ha señalado Presidente, van a estar teniendo en su padecimiento los días en los que tengan esta enfermedad desde sus casas, van a ser pacientes ambulatorios. 

¿Cuáles son los casos graves?, son cerca de 42 mil en toda esta etapa del tiempo; y de esos 42 mil, 30 mil necesitarán hospitalización, una cama de hospital con las atenciones y la atención médica de esa cama;  y 12 mil en todo este tiempo que van a tener la necesidad de estar en una Unidad de Cuidados Intensivos, es decir con un ventilador mecánico. 

A partir de eso es que se ha hecho este programa de reconversión que ya lleva tiempo. La primera parte que está de color verde es todos los servicios que ya se difirieron del Seguro Social, servicios que no son en este momento esenciales ni son de factor vida: medicina física y rehabilitación, todas las estrategias de promoción de la salud, terapias psicológicas grupales, cursos de personal de salud a excepción, desde luego, los que están vinculados a COVID; endoscopias programas y cualquier otro tipo de estudio programado. Eso ya lo vamos sacando en este momento para hacerlo después. 

Otros procedimientos en la parte amarilla, que pueden posponerse y se empiezan a hacer a partir de que vayamos entrando en las diferentes fases, son: consultas de especialidades, algunas consultas de especialidades; cirugías programadas, estudios auxiliares, diagnósticos, visitas domiciliarias, capacitación para pacientes, atención de pacientes en clínicas de heridas y estomas, citas programadas de servicios de estudios y otros. Estos también van liberando capacidad para ir atendiendo COVID. 

Lo rojo es lo que nosotros en el Seguro Social es lo que vamos a seguir haciendo durante todo este momento, durante toda la epidemia en nuestro país: hemodiálisis, quimioterapias, los servicios de banco de sangre, urgencias, hospitalización, Unidades de Cuidados Intensivos, Cuidados Intensivos Neonatales, laboratorio de análisis clínico, imagenología, y todas tococirugía. 

Así es como nos estamos ya organizando para tener esta capacidad por fases. Hoy ya tenemos completamente la Fase I de la infraestructura actual, en donde tenemos 81 hospitales que tienen, como éste, toda la parte de COVID o tienen alguna parte ya de COVID, simultáneamente al servicio regular, un poco como se vio en Tlaxiaco aunque aquí no están considerados los del IMSS-Bienestar. 

Son 81 hospitales para COVID que nos dan 379 camas, hoy, ya listas para los pacientes que van a necesitar ventilación mecánica; y 3 mil 600 camas listas para hospitalización, nada más para pacientes menos graves. Esto lo estamos haciendo ya con 853 médicos especialistas y mil 603 enfermeras. 

La Fase II de reconversión que estamos iniciando nos va a crecer a 120 hospitales, esto nos incrementa hasta 2 mil 420 las unidades de cuidados intensivos, y hasta 8 mil 59 las camas de hospitalización, y esto también involucra que tenga el crecimiento de la plantilla laboral hasta 5 mil 458 médicos y 10 mil 237 enfermeras.

Y ya para la fase tres, en donde se amplía la capacidad instalada, que este es el primer hospital que entra en esa fase, son seis hospitales de reconversión para cien por ciento COVID. Lo hemos señalado, para crecer hasta 361 espacios de cuidados intensivos.

Este, por ejemplo, en este momento en su apertura tendrá 63 listos, para llegar en los siguientes días hasta 90 y seguir creciendo en la medida como se nos vaya presentando y, desde luego, esto implica un número mayor de especialistas y también de enfermeras.

Estos son los 120 hospitales de reconversión en todas las partes del país, esta lista se ha difundido por diferentes medios, y estos son los hospitales, digamos, nuevos; no es que sean, como este, un hospital nuevo, sino que estaba en este momento fuera de operación porque tenía un proceso de rehabilitación desde el sismo del 2017 y otros que van a entrar en funcionamiento ya solo para COVID.

¿Dónde vamos más avanzados? En el hospital de Tapachula, el nuevo; el hospital de Bahía de Banderas en Nayarit; ésta que es la clínica 32; el hospital de Atlacomulco, en Estado de México; y otras que tenemos que hacer esfuerzos para el tema de personal y equipo, que es Tizayuca, en el estado de Hidalgo, y este hospital de Santa Cecilia, en Monterrey, que no es un hospital del Seguro Social, es un hospital completamente equipado que en enero que estuvimos por allá, un sindicato ha puesto a disposición y ya se está analizando, igual, de cualquier manera, requiere equipo y de personal. Entonces esta es la estrategia integral.

Déjeme comentarle, Presidente, este hospital en donde estamos, esta clínica 32, tuvo una reestructuración, un reacondicionamiento desde la pasada administración, como le decía, y tenía que haber estado listo en diciembre de 2018 y ha sido un esfuerzo enorme de ires y venires, de temas jurídicos y demás, que hoy desde que empezamos este proceso hace algunas semanas, fue un esfuerzo para ponerlo en funcionamiento a la brevedad, exclusivamente para COVID.

Hicimos la revisión, hicimos la constatación del avance real y lo pusimos a disposición con estas primeras 63 camas que se convertirán pronto en 90 más.

Entonces es uno de los elementos que le queríamos comentar, ésta es la demanda esperada y ya con la existencia de ventiladores volumétricos y los que nos están haciendo falta, y que estamos saliendo a buscar todos unidos en el sector salud y de manera permanente, no hay otra tarea que tengamos más importante que esta.

Decirle Presidente, también que en términos de nuestro personal, sabemos de su compromiso y nosotros estamos abocados a la principal preocupación que hoy tienen que es la llegada de los equipos de protección personal y de los procesos de capacitación.

Nosotros hemos estado haciendo esfuerzos, porque esos procesos de capacitación sean eficientes, presenciales y que todos se queden seguros que la parte que les va a tocar hacer de este episodio, que sacaremos estoy seguro adelante, tienen que estar cuidados, y así es como lo hemos estado haciendo por sus indicaciones ya desde hace tiempo.

Sin duda hay una situación en el mercado internacional, todo mundo está viviendo esto y en ese sentido se ha complicado, pero tenemos que lograrlo.

Ya empezamos a distribuir muchos de los elementos que tenemos, son incansables la parte del equipo del doctor Borja haciendo revisiones de equipo, haciendo todas las pruebas para que sepamos que es el equipo que necesitan, no les vamos a dar jamás un equipo que los ponga en riesgo, y eso es en lo que estamos ahorita concentrados para que en el momento en el que nuestra curva siga creciendo, el personal esté listo.

La disposición, el compromiso de ellos está, nuestra chamba ahorita es darles esos equipos, darles esa seguridad y darles esa capacitación, ese compromiso que estamos seguros será fundamental la participación del Seguro Social.

Aquí sólo le quería enseñar sobre el Plan de Reconversión, usted lo conoció allá en Tlaxiaco, Oaxaca, de cómo está planteado esto para IMSS-Bienestar, tiene sus diferencias toda vez que, como lo sabe, IMSS-Bienestar gran parte de su atención es de ginecobstetricia, son mujeres embarazadas, pero ya en el caso de Chiapas, lo pongo porque es el que tiene más hospitales, los diez hospitales están listos, se hizo una inspección de que los diez estén con las unidades móviles médicas afuera como el primer filtro y ya de ahí se pasan.

Entonces, decirle señor Presidente que también uno de los esfuerzos que estamos haciendo en el Seguro Social es para los derechohabientes, para que justamente sean medidas para su salud, que tienen que ver con que al esfuerzo de sana distancia, al esfuerzo de aislamiento social que se ha emprendido, no haya una contradicción, por ejemplo, a la hora que les digamos en las próximas semanas o incluso en el próximo mes, que tienen que salir a hacer algún trámite.

Estamos facilitando todos los trámites para que puedan hacerse en línea.

Uno de los esfuerzos que empezó hace dos semanas es la Receta Resurtible, una receta que se les entregó ya en esta consultas que hacen los pacientes de los grupos vulnerables: hipertensos, diabéticos, incluso las embarazadas, en donde ya se les da la receta de este mes y las de los dos meses subsecuentes.

Déjeme comentarle, antier, ayer y hoy hicimos un esfuerzo, por ejemplo, porque tenemos derechohabientes jubilados que no están bancarizados y que todos los meses salen a la delegación, o incluso a las oficinas centrales del Seguro Social, a cobrar su pensión, son cerca de siete mil en todo el país.

Ahorita lo que hicimos fue, pagarles los dos meses, o sea, este mes de abril, el mes de mayo y un cheque para el siguiente mes, para que no tengan que salir el próximo mes cuando estemos en un momento distintito, en una fase distinta, no tengan que salir.

Y de estas Recetas Resurtibles, el doctor Borja me informaba que ya llegamos al millón, para que ya no tengan que salir y si lo tienen que hacer, lo hagan sus familiares con un protocolo establecido, que se hace también por la vía de una central telefónica a la que pueden llamar y les pueden explicar.

También como lo hemos comentado en otros casos, las incapacidades por COVID para todas las personas que las necesiten, los derechohabientes, los trabajadores que ya pueden hacer este permiso por 14 días y lo pueden hacer a distancia, ya no hace falta que vayan a su unidad, vean al médico, les dé la incapacidad, vayan al banco y regresen a su casa, porque todos esos traslados, todos esos desplazamientos, incrementan las posibilidades de contagio, o que si ellos se sienten mal puedan contagiar a alguien más.

Entonces, Presidente, como se lo decía, estamos trabajando las 24 horas del día, como nos lo ha indicado usted, resolviendo todos los problemas; el principal, como se lo hemos dicho, es nuestro personal que esté listo con todo su equipo para salir a hacer frente a esta emergencia.

Simplemente terminar diciendo que nosotros decimos que el IMSS se escribe con tres “S”, porque hay una “S” que no es muda, que es invisible, que es la “S” de la Solidaridad, y así estuvo pensado el Seguro Social desde sus fundamentos, desde su razón de origen. La solidaridad como el elemento del Estado Mexicano que atiende a todo el pueblo de México y esa solidaridad estamos seguro estará presente en la coordinación, desde luego, con las autoridades como el caso del Gobierno de la Ciudad de México, con otras instituciones de salud pero, sobre todo, con el pueblo de México.

Muchas gracias, señor Presidente, y muy buenas tardes a todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here