Un eslabón perdido molecular podría explicar las reacciones alérgicas a los productos de cuidado personal

0
144

Los compuestos químicos que se encuentran en las cremas para la piel y otros productos de cuidado personal pueden causar una reacción alérgica en la piel, una condición común conocida como dermatitis de contacto alérgica (DCA). Aunque la DCA está en aumento, particularmente en los países industrializados, aún se desconoce exactamente cómo los compuestos químicos para el cuidado personal desencadenan una reacción.

La mayoría de las reacciones alérgicas que involucran a las células T se atribuyen a las proteínas o antígenos peptídicos que activan el sistema inmunológico. Pero los compuestos químicos que se encuentran en los productos de cuidado personal son diferentes tipos de moléculas que no se pensaba que fueran capaces de provocar directamente una reacción de las células T. Los investigadores del Hospital Brigham and Women, de la Universidad de Columbia y de la Universidad de Monash han descubierto un nuevo mecanismo molecular por el cual los componentes comunes de los productos de consumo pueden desencadenar una respuesta inmunológica, destacando una conexión molecular específica que puede explicar el misterio detrás de estos casos de DCA. Los hallazgos del equipo se publican en la revista Science Immunology.

«Lo que presentamos aquí es un eslabón perdido molecular», dijo el coautor principal D. Branch Moody, investigador principal y médico de la División de Reumatología, Inflamación e Inmunidad de Brigham. «Cuestionamos el paradigma predominante de que la reacción alérgica mediada por células T solo se desencadena cuando estas responden a las proteínas o a los antígenos peptídicos. Encontramos un mecanismo a través del cual la fragancia puede iniciar una respuesta de las células T a través de una proteína llamada CD1a«.

En el caso de muchas sustancias, como las que se encuentran en jabones, cosméticos, fragancias, joyas y plantas, no está claro cómo se desencadena una reacción de las células T. Se pensaba que los compuestos químicos encontrados en estos productos eran demasiado pequeños y de la estructura química equivocada para ser detectados directamente por las células T, que son las células inmunes que desencadenan el DCA.

Los investigadores, incluyendo a la co-autora principal Annemieke de Jong de la Universidad de Columbia, se preguntaban si podría haber otra explicación. El equipo probó si la CD1a, una molécula que se encuentra en las células inmunes que forman la capa exterior de la piel humana, podría unirse directamente a los alérgenos que se encuentran en los productos de cuidado personal y presentar estas moléculas al sistema inmunológico, desencadenando una reacción. La primera autora, la Dra. Sarah Nicolai, becaria de investigación en medicina en el Brigham, expuso las células T al material de los equipos de prueba de parches de piel utilizados en las clínicas de alergias y descubrió que las células T respondían a ciertas sustancias, incluido el bálsamo de Perú, un aceite de árbol muy utilizado en cosméticos y en la pasta de dientes. El equipo identificó además sustancias dentro del bálsamo de Perú – benzoato de bencilo y cinamato de bencilo – directamente responsables de estimular la respuesta de las células T. Los investigadores también probaron sustancias similares y encontraron una docena de pequeñas moléculas, incluyendo el farnesol, que parecían provocar una respuesta.

Para entender mejor cómo estos compuestos desencadenaron una reacción, los investigadores de la Universidad de Monash resolvieron la estructura cristalina con rayos X, revelando que cuando el farnesol forma un complejo con CD1a, el farnesol expulsa los lípidos humanos naturales, haciendo que los CD1a sean más visibles para las células T y provocando la activación de las células T.

Los autores señalan que, si bien su trabajo muestra que las fragancias que se encuentran en los productos de cuidado personal pueden iniciar directamente una respuesta de las células T, es necesario seguir investigando para entender si esto causa enfermedades y reacciones alérgicas. Para entender mejor esto, necesitarán ver si los pacientes comúnmente tienen células T que reconocen moléculas como el farnesol. El equipo también está buscando nuevas moléculas que puedan bloquear la respuesta de las CD1a y anular la activación de las células T. Actualmente se está trabajando en la identificación de moléculas prometedoras.

FUENTE: NCYT Amazings

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here