Una tragedia que no tiene fin: Ola de COVID está eliminando a familias enteras en la India

0
161

Después de devastar las ciudades más grandes de la India, la última ola del COVID-19 ahora está arrasando áreas rurales en el segundo país más poblado del mundo. Y la mayoría de las aldeas no tienen forma de combatir al virus SARS-CoV-2.

En Basi, aproximadamente a una hora y media de la capital, Nueva Delhi, alrededor de las tres cuartas partes de las 5 mil 400 personas de la aldea están enfermas y más de 30 han muerto en las últimas tres semanas. No tiene instalaciones sanitarias, médicos ni botes de oxígeno, y a diferencia de la población urbana de la India alfabetizada en medios sociales, los residentes no pueden apelar en Twitter a un ejército de extraños que los ayuden.

Es un escenario que se repite en toda la India. En entrevistas con representantes de más de 18 pueblos y aldeas en diferentes partes del país, los funcionarios describieron la escala de la tragedia: desde familias enteras muertas hasta cuerpos hinchados flotando en el río Ganges hasta tierras de cultivo abandonadas debido a la falta de trabajadores.

Mucha gente afirmó que la escala de la crisis es mucho mayor de lo que revelan las cifras oficiales, y que los aldeanos temen abandonar sus hogares incluso si tienen fiebre y las autoridades locales no registran adecuadamente las muertes por virus. India reportó un récord de 4 mil 329 muertes este martes, mientras que el total de casos reportados superó los 25 millones, según cifras del Ministerio de Salud.

La ira está creciendo tanto contra la administración del primer ministro Narendra Modi como contra las autoridades locales por no reforzar la infraestructura médica luego de una ola de virus el año pasado, incluida la obtención de suficientes suministros de oxígeno y vacunas. El gobernante Partido Bharatiya Janata perdió el mes pasado las elecciones locales en Basi y otras partes de Uttar Pradesh, el estado más poblado de India, justo cuando el país comenzó a registrar casi 400 mil casos nuevos por día.

El sentimiento en entre la población sugiere problemas más amplios para Modi y su compañero líder del BJP, Yogi Adityanath, el primer ministro de Uttar Pradesh, quien ha sido mencionado como un posible sucesor del primer ministro. El estado celebra elecciones el próximo año.

Durante las elecciones recientes para nombrar a los jefes de las aldeas, muchos trabajadores electorales se infectaron, incluido Kumarsain Nain, de 59 años, quien contrajo el virus junto con su hijo de 31 años. Incapaz de caminar y jadeando, la familia de Nain lo llevó el mes pasado a un hospital cercano después de que no pudieron encontrar una ambulancia con oxígeno, dijo otro hijo, Praveen Kumar.

“Después de que llegamos al hospital, los médicos dijeron que había muerto, pero en lugar de registrar el COVID-19 como la causa de la muerte, le pusieron que murió por un paro cardíaco”, relató Kumar. “El médico nos dijo que no era necesario comprobar si mi padre era positivo para COVID-19 porque ya estaba muerto”.

Su hermano murió poco después en otra clínica a unos 30 minutos de distancia, al mismo tiempo que otros seis pacientes que también estaban recibiendo oxígeno.

“Mi sospecha es que el hospital se quedó sin oxígeno, lo que provocó las muertes”, contó Kumar. “Celebrar las elecciones cuando el gobierno sabía que los casos estaban aumentando y la infección se estaba extendiendo es un acto criminal”.

Los representantes tanto de la oficina del primer ministro como del Ministerio de Salud no han respondido a la solicitud de comentarios. Modi abordó el tema el 14 de mayo luego de una reunión con varios ministros principales.

“Quiero advertirles sobre el coronavirus: La infección se está extendiendo rápidamente en las aldeas“, advirtió el primer ministro. “Se están haciendo esfuerzos para lidiar con esto”.

Baijayant ‘Jay’ Panda, un alto funcionario del BJP de Modi, dijo a Bloomberg Television el lunes que la última ola de virus ha sido una “experiencia de humildad”. Defendió la respuesta de Modi, diciendo que las autoridades electorales tomaron la decisión de proceder con los comicios y que los estados eran responsables de construir plantas de oxígeno que recibían fondos federales.

“No es solo el primer ministro quien pensó que habíamos superado los mayores estragos de la pandemia; el consenso en la India a principios de enero era que lo habíamos hecho”, dijo Panda. “Muchos de los epidemiólogos que están criticándonos hoy en octubre dijeron que lo peor había pasado y que no deberíamos tener tantas restricciones”.

La pandemia se suma a los problemas de Modi junto con una grave recesión económica; el aumento del desempleo, y las protestas de los agricultores contra una ley que se percibe que favorece a las grandes empresas, según Nikita Sud, profesora asociada de desarrollo internacional en la Universidad de Oxford y autora de un libro. sobre el nacionalismo hindú.

“Es demasiado simplista decir que la mala gestión de COVID significa el cambio de rumbo para el régimen de Modi”, dijo Sud. “Sin embargo, el régimen parece fuera de lugar por primera vez desde que llegó al poder en 2014.

Fuente: El Financiero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here