Máscaras y Cabelleras…

0
74
Jose Fausto

Colaboración: José Fausto Rodríguez Candia
Locutor y Productor de Grupo Fórmula Monterrey.

Amigos de Senderos del MAYAB, desde la ciudad de la Montañas, y al menos

Ya con algunos negocios del jiro de diversión abiertos, les saludo.
Hoy quiero platicarles de un escenario que nació no para la lucha libre, pero se convirtió en un lugar perfecto para presentar la lucha libre, además de otros espectáculos y deportes.

Hoy nos toca hablar del desaparecido Toreo de Cuatro Caminos.

“El Toreo fue una obra de ingeniería que, por poco más de seis décadas, vistió el paisaje urbano, fue referente obligado para mexiquenses y capitalinos. Testigo de actos políticos, religiosos, deportivos, culturales y musicales, y de la transformación de su entorno; además, su diseño y tamaño, no tuvieron competencia o comparación con algún inmueble que se haya construido en el estado de México”.

 No podía faltar a la memoria, la corrida inaugural, llevada a cabo, la soleada tarde del domingo 23 de noviembre de 1947. En la escena se aprecia cómo “parten plaza”, en sus “trajes de luces”, Lorenzo Garza, Luis Castro “El Soldado” y Jorge Medina.

Asimismo, se documenta que, se utilizaron mil 460 toneladas de acero para la construcción de la plaza, y que, una vez terminada, tuvo una altura de 23 metros (60 con domo), y tenía capacidad para 16 mil 500 personas.

El “Toreo” funcionó como escenario taurino hasta 1968, año en que iniciaron los trabajos del domo, que marcó el final de la “fiesta brava”, pero continuó con la celebración de diversos encuentros deportivos, principalmente, de lucha libre, En las décadas de los 70 y 80, la Lucha Libre en México vio uno de los mayores cambios en la historia del deporte espectáculo. Luchadores y promotores dejaron la Empresa Mexicana de Lucha Libre para crear la Universal Wrestling Association (UWA). El Toreo de Cuatro Caminos en Naucalpan sería la nueva casa de esta empresa de luchadores independientes. dio pie a que en México se presentara talento de otros países como Hulk Hogan o Andre the Giant.

Así fue como gracias a la UWA y el Toreo de Cuatro Caminos, la Lucha Libre en México vivió grandes eventos con luchadores de la talla de El Santo, los Villanos, los Brazos y Canek.

Los Villanos La llamada Dinastía Imperial fue una de las más grandes protagonistas de la época de oro del extinto Toreo de Cuatro Caminos, siendo una de las tercias más dominantes en la época de los 80’s.

Gracias a su gran rivalidad con los Villanos, los Brazos se convirtieron en ídolos. Sus luchas sangrientas en la UWA que incluso llegaban a espantar a los asistentes por la intensidad de la pelea entre miembro de los Brazos y los Villano.

Canek el Príncipe Maya fue la estrella que más creció en la UWA. Gracias a la falta de un luchador estelar por los viajes de Mil Máscaras, Canek fue elegido la cara de UWA y el Toreo de Cuatro Caminos.

Dos Caras hizo su propia carrera y dejó de estar a la sombra de su hermano, Mil Mascaras, gracias a que el Toreo de Cuatro Caminos se convirtió en una nueva casa para los luchadores.

El Santo el enmascarado de Plata Alternó sus últimos años de carrera entre la Empresa Mexicana de Lucha Libre y las funciones en el Toreo de Cuatro Caminos. Se retiró el 12 de septiembre de 1982, llegó a su fin la larga y brillante trayectoria del más grande ídolo de la lucha libre mexicana, Santo, el Enmascarado de Plata, quien aquella tarde dijo adiós para siempre a los cuadriláteros.  el escenario para el telón final fue el histórico y ya desaparecido Toreo de Cuatro Caminos del Estado de México.

Santo estuvo aliado a su gran “Pareja Atómica” de más de tres décadas, Gori Guerrero; y unido también a los grandes ídolos enmascarados Huracán Ramírez y El Solitario. Esa cotizada escuadra se enfrentaría en relevos atómicos al gran Perro Aguayo y a quienes lo secundaron en sus tropelías de aquella tarde, Los Misioneros de la Muerte: Texano, Negro Navarro y El Signo.

Grandes encuentros se presentarías en el Toreo de cuatro caminos, como el mascara contra mascara entre El Solitario Contra Atila, siendo este el perdedor, o Ray Mendoza ganarle la cabellera al Ángel Blanco, grandes luchadores extranjeros desfilaron y se con solidaron como Gran Hamada,

Ultraman, el Gallo Tapado, el Toreo se convirtió en cuna de grandes estrellas del pancracio.

No cabe duda el Toreo de Cuatro caminos marco un antes y un después en la lucha libre mexicana.

En el año 2008, el Toreo de Cuatro Caminos fue adquirido por el Grupo Inmobiliario Danhos en una transacción que superó los 25 millones de dólares y finalmente comenzó la demolición del inmueble en septiembre de ese mismo año para concluirlo en febrero de 2009.

Es así como llegamos al final de las historias de los escenarios de la Lucha libre, y recuerden vamos a seguir con esta lucha del Covid, lavándonos las manos y usar el cubre bocas.

Gracias y nos vemos pronto Animo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here