Tribuna Plural…

0
46
fernando coronado

Colaboración: L.C.C. Fernando Coronado Tamayo
QUIERO LEER COSAS AGRADABLES.

“ Quiero leer cosas agradables”,  la frase en sí misma la sentí con fuerza, poderosa, EL brillo de mi móvil, que por lo general está al 100% exhibía la frase en contraste, llevaba buen rato ya platicando con una amiga, cruzando opiniones, de Yucatán, de coronavirus y hasta del comportamiento de la sociedad, un par de días antes ella misma me había dicho sin tapujos: “no siempre estoy de acuerdo con lo que escribes, específicamente de política  y gobierno, remató, Le dije estoy de acuerdo, eso es democracia , en mi mente pensaba con humildad: Gracias por leerme”.

 Esta pequeña introducción, es sólo para adentrarnos en esta realidad de la que ya hemos platicado, ¿el hartazgo de información trágica, que nos ha vapuleado el primer semestre del año, con miedo latente será verdad será mentira?

 Cada día hay menos medios de confianza, el respeto por la información veraz se ha perdido en muchos espacios, esto producto de la digitalización dicen, pero no, no es eso, es olvidar para que sirven los espacios masivos y si los utilizas para hacer daño o crear zozobra, jamás te ira bien. Las personas de bien utilizan sus talentos para hacer el bien. Esa noche me quedé pensativo, pues definitivamente muchas personas no sólo queremos, ya necesitamos leer “osas agradables” que nos  alienten a salir de la crisis no ha hundirse más.  Sin embargo, este compromiso social va más allá de la oportunidad, tiene que ver con la vocación y convicción de la información más amable es terapia para quién escribe y para quien lee.

Sin moldear los hechos, los hechos son sucesos y se describen sin mentiras.

 Es momento de descontaminarnos de tanta información negativa, usted está leyendo, está vivo, agradezca por eso, si no quiere ver noticias seguramente tendrá algún libro empolvado por ahí, que se den una oportunidad, muchas personas no leen  no por qué no quieran, sino porqué la educación básica no llegó a sus comunidades indígenas o apartadas valoremos nuestros regalos de cada día, son tan cotidianos que los dejamos de observar, muchas personas la están pasado terrible, ya se, por la crisis  sanitaria o económica,  si usted tiene la oportunidad de ayudar a alguien  aún sea con una risa y usted lo sienta insignificante, hágalo por qué no sabemos qué valor puede tener para quien se siente sin nada.

Las tragedias son cada vez más graves, pero es necesario activarnos, diferente a la inercia agradecer más y pedir menos, dar todo lo que podamos, sin exigir imposibles, ayudarnos unos a otros, aunque sea con sana distancia busquemos la forma, no te contagies de la tragedia y lo negativo hay mucho que agradecer.

 Yo le agradezco su tiempo de lectura y me comprometo para que en este espacio pueda leer “cosas más agradables” le deseo un día excelente lleno de la bendición de su Dios como lo conciba, no leeos muy pronto aquí en la #Tribuna plural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here