Este es el plan de China con la nueva moneda digital que desafiará al dólar

0
272

Las personas en China no son ajenas a los pagos digitales: en todo caso, es más fácil moverse y comprar en Shanghai o Beijing con una aplicación de teléfono inteligente Alipay o WeChat Pay que llevar un bolsillo lleno de billetes de yuanes.

Ahora el gobierno comenzó un programa piloto para una versión digital oficial de su moneda, con la probabilidad de una prueba más grande en los Olímpicos de Invierno de Beijing en 2022.

Algunos observadores creen que el yuan virtual podría reforzar el poder del gobierno sobre el sistema financiero del país y un día incluso cambie el equilibrio global de influencia económica.

La mayoría del dinero que se intercambia electrónicamente son solo en cuentas de crédito y débito en diferentes bancos. El efectivo digital de China está diseñado para ser una versión electrónica de un billete o una moneda: simplemente vive en una billetera digital en un teléfono inteligente, en lugar de una billetera física.

El programa comenzó limitadamente en abril, con un despliegue en las ciudades de Shenzhen, Suzhou, Chengdu y Xiong’an, una nueva ciudad «inteligente» en construcción al suroeste de Beijing.

Los medios locales informaron que parte del dinero se distribuyó en forma de subsidios de transporte pagados a personas en Suzhou.

Una cosa que las autoridades deben cuidar es que la moneda digital no comience a desplazar a otras formas de dinero, como los depósitos bancarios. Los bancos necesitan que estos se extiendan como crédito a los prestatarios.

El sistema también competiría potencialmente con dos de los gigantes tecnológicos más exitosos de China, Alibaba y Tencent, que respaldan a Alipay y WeChat, respectivamente.

Mientras tanto, el aumento de las criptomonedas independientes, como Bitcoin y Ether, ha creado el peligro de que se produzca una gran franja de actividad económica fuera de la vista de los responsables políticos.

Si bien es probable que una moneda digital esté a años de un despliegue nacional, las medidas han provocado preocupación por una nueva amenaza al dominio financiero de Estados Unidos.

El Banco Central de China podría ver a dónde va el dinero. También ha indicado que podría limitar los tamaños de algunas transacciones, o incluso requerir una aprobación para grandes operaciones.

«El objetivo de China no es hacer que los pagos sean más fáciles, sino reemplazar el efectivo, para que pueda vigilar más de cerca a las personas», argumenta Aaron Brown, un inversor en criptomonedas que escribe para Bloomberg Opinion.

Incluso si la moneda digital despega a nivel nacional, todavía no está claro si se le permitiría cruzar las fronteras. Podría haber un gran atractivo para un método de pago internacional seguro con transferencias instantáneas. Actualmente, las transacciones de cambio de divisas pueden demorar uno o dos días.

Un yuan digital generalizado también podría alentar a los países y las personas en el extranjero a unirse a la tecnología de China y, finalmente, a su moneda. «Es muy posible que otros países adopten el marco de China, y luego una ventaja de primer movimiento se convierte en un fuerte efecto de red», dice Matthew Graham, director ejecutivo de Sino Global Capital, un consultor con sede en Beijing sobre blockchain, la tecnología detrás muchas criptomonedas. «Este es el mejor escenario para China».

Al mismo tiempo, China probablemente desconfíe de cualquier elusión de sus controles de capital, cuyo objetivo es evitar que las personas muevan cantidades significativas de riqueza fuera del país. Estos controles se reforzaron tras una desvalorización de la tasa de cambio en 2015.

Y los consumidores chinos están ansiosos por adoptar una nueva tecnología financiera atractiva. Un fondo especializado en manejo de dinero ofreció vía Alipay, Yu’E Bao, se hizo tan popular después de su lanzamiento en 2013 que en un momento fue el fondo de este tipo más grande del mundo.

Drenó tanto y tan rápido el sistema de depósitos bancarios del país que en 2017 el Banco Central intervino para restringirlo. La prueba será si los consumidores chinos confían en la nueva tecnología de efectivo, así como en el poder detrás de ella.

FUENTE: EL FINACIERO.COM.MX

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here