El partido Revolucionario Institucional, llega con un consejo, entre malestar y división.

0
180

En medio de una gran inconformidades, divisiones, malestar, rechazo y desconfianza hacia la dirigencia estatal por sus desaciertos y agitaciones en la conducción del rumbo, producto de prácticamente una imposición en el Comité Directivo Estatal, donde su dirigente aún tiene impugnaciones que no se han resuelto, este domingo el Partido Revolucionario Institucional realizará su primer Consejo Político Estatal Extraordinario con la actual dirigencia.

Ante el panorama poco consolador, se espera se registren algunas expresiones de personajes, grupos o corrientes dentro del PRI, debido al desacuerdo que prevalece contra los diversos grupos que a toda costa pretenden seguir operando los destinos del partido y de la militancia.

Como se recuerda, a Francisco Alberto Torres Rivas le fue impugnada de origen su candidatura para contender por la dirigencia estatal del PRI, proceso que a nivel estatal la Comisión Electoral manipuló el expediente y al considerarse juez y parte su titular, el caso fue turnado a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, instancia que después de realizar análisis somero y general, desechó la impugnación, pero sin resolver de fondo, lo cual también fue combatido en el Tribunal Electoral del Estado de Yucatán (TEEY) quien hizo lo propio y lo remitió de nuevo al órgano electoral del partido.

Dada la ilegalidad de origen y como era de esperarse, la toma de protesta de Torres Rivas también fue impugnada, sin que hasta la fecha la Comisión Nacional de Justicia Partidaria haya resuelto el proceso y menos haya notificado a su promoverte, el abogado Herbert Manuel Vera Gamboa.

Recuérdese también la impugnación en su contra por la pérdida de militancia cuando contendió por el Partido Verde Ecologista de México para la diputación federal por el principio de mayoría relativa, elección que ganó y desempeñó abanderando las causas del verde. Caso similar fue el de la ex candidata a la dirigencia nacional del tricolor, Lorena Piñón, a quien el CEN la había dejado fuera de la contienda alegando haber participado como candidata abanderando las siglas del PAN, en su natal Veracruz.

Con ella el PRI sí la echó del partido, pero con Torres Rivas no sólo no actuó, sino que lo premió en darle la dirigencia estatal espuria.

Empero, en el caso de Lorena, ella se inconformó y acudió a los tribunales, obligando al PRI a restituirla con todos sus derechos, argumentando el Trife que el tricolor no había actuado en su contra en tiempo y forma.

Además de esos pendientes que aún arrastra Torres Rivas, y de acuerdo a algunos analistas políticos, será cuestión de tiempo para ajustarle cuentas y destituirlo del CDE del tricolor, aunado a la exigencia que hizo la bancada del PRI en el Congreso local, que pidió la destitución del dirigente estatal por traicionar los acuerdos que habían tenido durante el análisis del paquete fiscal 2020, enviado al Congreso del Estado por el gobierno mentiroso, corrupto y represor de Mauricio Vila Dosal.

Sin embargo, las inconformidades NO solo se han registrado contra la dirigencia estatal sino también contra la nacional que preside Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, quien cuenta con varias denuncias en su contra en lo personal y como presidente nacional del CEN del PRI, amén de las múltiples anomalías detectadas por la Auditoría Superior de la Federación a las cuentas públicas de su gobierno cuando estuvo al frente de la gubernatura de su estado natal, Campeche.

La ASF le ha detectado a Moreno Cárdenas desvíos y malversaciones de recursos, así como realizar pagos sin comprobar y en otros casos, sobrepasarse en la asignación de los recursos programados y autorizados, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here