La ONU contra el Estado mexicano por la tortura y detención arbitraria de ciudadano estadounidense

0
44

El Comité de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra la Tortura (CAT, por sus siglas en inglés), resolvió que el Estado mexicano es el responsable de la detención arbitraria y tortura de James Wooden, ciudadano estadounidense que vive en México.

Los hechos ocurrieron en el 2013. En ese entonces, James Wooden y Carmen -su esposa- vivían en Taxco de Alarcón en el estado de Guerrero. Ambos se mudaron a dicha localidad para ejercer como artesanos de la joyería. Carmen no estaba consciente de lo mucho que había incrementado la violencia en México debido al tiempo que estuvo trabajando en Texas, Estados Unidos (EE.UU.) junto a su esposo. Al llegar a Guerrero la situación les tomó por sorpresa.

En ese entonces Enrique Peña Nieto era presidente de la República, Ángel Aguirre Rivero gobernaba en el estado de Guerrero y en la municipalidad Omar Jalil Flores Majul estaba al mando. Fueron ellos quienes estaban en el poder cuando el Estado mexicano detuvo de manera arbitraria y torturó a James Wooden.El fin de Guerreros Unidos podría cerrar el caso Ayotzinapa (Ilustración: Jovani Pérez Silva/Infobae México)El fin de Guerreros Unidos podría cerrar el caso Ayotzinapa (Ilustración: Jovani Pérez Silva/Infobae México)

Según el testimonio de James y Carmen, ambos obtuvieron una casa en Taxco por una renta sumamente accesible. Más adelante se dieron cuenta de que la razón por la que el precio era tan bajo era porque el domicilio se encontraba junto a una casa de seguridad de los Guerreros Unidos, el grupo criminal implicado en la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Desde el interior de su hogar y taller, James y Carmen escuchaban lo que ocurría al interior de la casa de junto. El domicilio era propiedad del ex policía judicial Raúl Flores Arizmendi quien, según relatan, los veía con malos ojos por pensar que podrían hablar sobre lo que escuchaban y veían. Ambos eran testigos de cómo personas aparentemente secuestradas entraban a la casa, desde donde se escuchaban sus gritos.

James continuó con sus labores como artesano en su casa, que funcionaba también como lugar de trabajo. Sin embargo, no tardaron en tocar a la puerta de su hogar los Guerreros Unidos para exigir una cuota de 10 mil pesos a cambio de seguridad.Taxco Guerrero (Foto: Steve Allen)Taxco Guerrero (Foto: Steve Allen)

“Me dijeron que era ‘dinero o plomo’, que como no pagábamos seguridad, no tendríamos paz para nosotros. Para comprometerme a darles una cuota me advirtieron: debes tener más interés en tu esposa, le pueden pasar cosas malas; paganos como todos nos pagan”, relata James Wooden para la organización no gubernamental IDHEAS, que les apoya en las labores de litigio y llevó el caso hasta el Comité de la (ONU) contra la Tortura.

El 28 de abril del 2013 James Wooden fue aprehendido de manera arbitraria por personas que se identificaron como policías municipales y miembros de los Guerreros Unidos. En la comisaría de la policía de Taxco fue torturado durante aproximadamente cuatro horas. Las secuelas ya no le permitieron continuar con sus labores de artesano, además de que él y Carmen tuvieron que dejar su casa por miedo a que algo peor pudiera ocurrir.

La autoridad ministerial le impidió presentar la denuncia por los hechos, omitió practicar pruebas médicas y tanto la fiscalía estatal de Guerrero como la fiscalía general de la república se abstuvieron de investigar los hechos de tortura”, explica Juan Carlos Gutiérrez, director de IDHEAS.James Wooden junto a Carmen -su esposa- (Foto: idheas.org.mx)James Wooden junto a Carmen -su esposa- (Foto: idheas.org.mx)

Fue debido a estas injusticias que James Wooden decidió presentar su caso ante el CAT. En su representación, IDHEAS Litigio Estratégico en Derechos Humanos A.C. presentó la comunicación 759/2016, resultado de la cual el Comité de la ONU contra la Tortura resolvió que México es el responsable de los agravios en contra de James Wooden y, por lo tanto, le pide que:

“a) Inicie una investigación imparcial, exhaustiva, efectiva e independiente sobre los hechos de tortura; b) procese, juzgue y castigue con penas adecuadas a las personas halladas responsables de las violaciones cometidas; c) conceda una plena reparación, incluida una indemnización justa y adecuada al autor y su familia, y una rehabilitación lo más completa posible al autor y d) adopte las medidas necesarias para favorecer garantías de no repetición con relación a los hechos de la presente queja. Así como a informar, en un plazo de noventa días contados a partir de la fecha de transmisión de la decisión, sobre las medidas que haya adoptado para su cumplimiento”.

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here