Se Vive…

0
390

Colaboración: Psicóloga Naiby López Herrera.

El aquí y el ahora

Alguna vez leí por ahí que «El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He ahí por qué se nos escapa el presente». -Gustave Flaubert- 

En la actualidad vivimos en un mundo que avanza a mil por hora, queremos ser independientes, tener nuestras propias cosas, prepararnos más cada día, ascender en el trabajo, tener éxito en la vida, darle lo mejor a nuestras familias, viajar para conocer nuevos lugares, etc.

El tiempo es valioso, es por eso que necesitamos aprovecharlo al máximo. Muchos de nosotros hemos desarrollado la habilidad de escuchar a una persona, mientras enviamos un texto a otra y agendamos nuestras citas para el día de mañana. ¿Pero realmente estamos disfrutando cada momento? 

Estamos en una sociedad que va tan rápido que nos damos poco tiempo para disfrutar nuestro presente.  Vamos por la vida en piloto automático, haciendo múltiples tareas sin ser plenamente conscientes de nuestras necesidades o deseos en cada momento y sin disfrutar como realmente nos merecemos.

Estamos físicamente en el presente, pero nuestra mente se la pasa viajando en los pendientes del futuro o lamentándonos por el pasado, esto hace que no disfrutemos del aquí y el ahora, de las personas que nos rodean y de los momentos que sólo se dan una vez. 

¿Para qué vivir en el presente?

Vivir con estrés, con prisa y siempre pensando en el mañana no nos permite ver lo que ya tenemos, nuestros logros del día y todo nuestro esfuerzo puesto en el presente, nos obligamos a mirar lo que va después sin que nos deje ver lo que tenemos ahora. Estamos en exceso acostumbrados a sacrificar nuestro presente por estar pensando en el futuro, esto nos impide disfrutar del aquí y el ahora. Nuestro tiempo presente muchas veces encierra toda nuestra felicidad.

Debemos evitar estar tanto tiempo reviviendo el pasado, dejar de soñar con nuestro futuro y enfocarnos en lo que tenemos ahora, vivir y disfrutar nuestro presente. 

¿Cómo podemos hacer para vivir en el presente?

Si sentimos que tenemos pensamientos repetitivos de nuestro pasado podemos respirar profundamente, observar detenidamente lo que nos rodea, darnos cuenta de nuestra posición corporal, lograr percibir nuestros cinco sentidos. También ayuda agradecer y entender que nuestro pasado nos hizo aprender, gracias a él estamos en donde estamos ahora y nos hizo fuertes.

Antes de dormir podemos pensar en todo lo realizado durante el día y felicitarnos por esos pequeños logros que tuvimos, hablarnos a nosotros mismos y sonreírnos frente al espejo por que el día de hoy aprendimos algo nuevo que nos hizo más fuertes. Pero si descubres que hay algo de tu pasado que aun duela es válido buscar ayuda.

El hoy quedará en el pasado y podríamos lamentarnos no haberlo disfrutado, el futuro siempre tendrá que llegar y un día formará parte de nuestro pasado, lo único que tenemos es el presente para vivir plenamente.

Recuerda que hoy SE VIVE, nos leemos pronto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here